El Principado de  Andorra goza de una carga fiscal muy baja,  el impuesto máximo de personas físicas y sociedades es del 10%, el IVA (I.G.I.) general es de un 4,5%, las ganancias de capital generalmente no tributan, no se paga impuesto de donaciones y no existe el impuesto al patrimonio.

Para poder obtener todas estas ventajas fiscales, es necesario ser considerado residente fiscal en Andorra, en concreto, existen dos tipos principales de residencia:  por un lado, la residencia activa, que son para proyectos empresariales que quieren desarrollar en el país, y por otro lado, la residencia pasiva, que es para las personas que, sin trabajar en Andorra, quieren invertir y residir en el Principado.

Además existen más ventajas para otros tipos de permisos especiales de residencia que se conceden a personas que pueden justificar un talento particular o un cierto prestigio (cultural, científico, etc.), como artistas, o incluso deportistas de elite. A continuación, detallamos y explicamos los tipos y características de las residencias en  Andorra, para poder acogerse a estas ventajas.

El Principado de  Andorra goza de una carga fiscal muy baja,  el impuesto máximo de personas físicas y sociedades es del 10%, el IVA (I.G.I.) general es de un 4,5%, las ganancias de capital generalmente no tributan, no se paga impuesto de donaciones y no existe el impuesto al patrimonioPor todos es sabido que existe cierto atractivo con respecto a la residencia fiscal en Andorra y sus beneficios. Pero, ¿dónde residen los motivos de esta seducción? ¿Es realmente un lugar ventajoso para vivir y trabajar? Al fin y al cabo, en el principado se pagan impuestos como en casi todas partes y su clima no es precisamente cálido, aunque ciertamente no es esto lo que nos interesa abordar en este post. ¿Estamos hablando de un paraíso fiscal? Es otra de las preguntas que aparecen con frecuencia, así que ¿por qué no despejar todas las dudas posibles a estos efectos? Pues bien, empezando por el final, Andorra no es un paraíso fiscal para España desde febrero de 2011, cuando entró en vigor un acuerdo firmado en el año anterior por ambos Estados; en éste, el principado se comprometía a colaborar con la justicia española cuando la misma solicitara llevar a cabo investigaciones sobre cuentas individuales que estuvieran bajo sospecha de guardar allí su dinero. Lo que obtenía a cambio Andorra era dejar de formar parte de la lista española de paraísos fiscales, algo que llevaba implícito otro gran beneficio. Cuando un español establece su domicilio fiscal en uno de estos países ha de seguir pagando sus impuestos en España, durante el ejercicio en el que tenga lugar el cambio y durante los cuatro siguientes. Algo que ya no ocurre con Andorra gracias a este acuerdo, del cual han salido beneficiados muchos ciudadanos que han tenido a bien cambiar su residencia fiscal al principado. En cualquier caso y dicho esto que podría suponer un primer beneficio, ¿qué tipo de residencias nos encontramos en Andorra? ¿Qué requisitos hay que cumplir para acceder a ellas? Y lo más importante, ¿cuáles son las ventajas de hacerlo? Descúbrelo con la ayuda de Innova Gestors, expertos asesores en sendos lugares. Residencia activa La residencia activa en Andorra está pensada para aquellos ciudadanos extranjeros que van a mantener una actividad laboral en el principado, y es obligatoria siempre que se vaya a trabajar. Ahora bien, esta decisión no solo ofrece derechos, sino también algunos deberes que deberías cumplir si te estás planteando la idea, empezando por un permiso de trabajo que gestionaría la empresa que te contrate en caso de trabajar por cuenta ajena, pero hay mucho más. Como ciudadano andorrano tendrás derecho a coberturas socio-sanitarias y a los servicios de desempleo, pero ¿qué has de tener en cuenta? Requisitos para la residencia activa en Andorra Para mantener tu residencia activa en Andorra deberás renovar tu permiso de trabajo cuando transcurra tu primer año en el principado y hacer lo propio cada 2 años en los 4 siguientes, para pasar a renovar cada 10 años cuando finalicen dichos plazos. Por otra parte, debes saber que tienes la obligación de notificar todos tus cambios, ya sean de empresa, de estado civil, etcétera, que debes ir siempre documentado con tu autorización de inmigración y darte de alta en la CASS, la Caixa Andorrana de la Seguretat Social, además de inscribirte en la Parroquia que corresponda a tu lugar de residencia. Por último, en cuanto a lo referente a los vehículos, deberás homologar tu carné de conducir en caso de que lo poseas, y cambiar la matriculación en un plazo inferior a un año desde tu residencia en Andorra. Si te marchas has de notificar tu baja a la hora de abandonar el país. Residencia pasiva En otro orden de cosas, la residencia sin actividad lucrativa en el principado, también conocida como residencia pasiva, es otra de las opciones a la hora de disfrutar de los beneficios de la residencia fiscal en Andorra. Si bien es cierto que los requisitos son muy diferentes a los mencionados anteriormente, también se hace necesario cumplir con ciertas pautas para pasar a formar parte de la ciudadanía de este país. El cumplimiento principal es evidente, y es que no se puede desarrollar ninguna actividad laboral o lucrativa en estos casos. Requisitos para la residencia pasiva en Andorra Comenzando por mantener la residencia en el país durante un plazo mínimo de 90 días al año, los requisitos necesarios para conseguir la residencia pasiva en Andorra van muy en la línea de conservar la armonía económica y social del principado. A estos efectos, se exige que el titular de la residencia a habitar deposite 50000 euros, más otros 10000 por cada una de las personas que tenga a su cargo. Por último, se han de invertir 400000 euros en el país, ya sea en cuestiones de propiedad inmobiliaria o en cualquier empresa andorrana, lo cual demostrará el poder adquisitivo del extranjero en cuestión. Ventajas de la residencia fiscal en Andorra Como puedes ver, los requisitos exigidos para establecer una residencia fiscal en Andorra no son precisamente sencillos; sin embargo, cuando uno puede cumplirlos disfrutaría de ventajas tales como unos impuestos mucho menores, -entre un 2% y un 10% en el impuesto de sociedades, un 4,5% el IVA y entre un 5% y un 10% de IRPF únicamente en caso de superar una renta de 24000 euros anuales-, un salario medio cercano a los 2000 euros, una tasa de paro considerablemente baja, una gran expectativa de vida y total tranquilidad en un país que supera en pocos los 70000 habitantes. En determinados términos no se puede pedir mucho más, aunque lo cierto es que las opiniones al respecto son totalmente subjetivas y cada cual ha de valorar detenidamente este tipo de elecciones. Si bien hemos despejado grandes dudas al respecto, puede que todavía te queden muchas más o te hayan surgido algunas nuevas al leer este post, por lo que te invitamos a contactar con nosotros si la idea de trasladar tu domicilio fiscal a Andorra te ronda la cabeza. En Innova Gestors estaremos encantados de asesorarte como expertos fiscales con servicios en España y en Andorra.

1-Residencia activa: con permiso de trabajo en Andorra
La residencia fiscal activa se otorga a las personas que trabajan en Andorra y existen dos maneras para obtenerla

Ejercer una actividad profesional en Andorra
Si tienes una oferta de empleo de una empresa andorrana para trabajar en Andorra, tienes derecho a solicitar la residencia activa en Andorra (por cuenta ajena).

Crear una sociedad en el territorio andorrano
Si tienes un proyecto empresarial en el Principado, puedes obtener la residencia activa (por cuenta propia). Para convertirte en un residente activo en Andorra, tu actividad empresarial tendrá que cumplir las siguientes condiciones:

La sede central de la sociedad debe situarse en una de las 7 parroquias que componen el territorio andorrano.
Es recomendable que el empresario cuente con cierta estructura de personal y medios para desarrollar la actividad.
Los beneficiarios de la autorización de residencia fiscal profesional en Andorra tienen que depositar un mínimo de 15.000 € en la Autoridad Financiera Andorrana (AFA, anteriormente INAF). En caso de no renovación de la autorización de residencia, se le devolverá dicho importe.

Condiciones para obtener la residencia activa andorrana

Si justificas una actividad profesional o la creación de una empresa en Andorra, podrás obtener el estatuto de residente activo. Los trámites deben realizarse en el Ministerio del Interior, las condiciones que deberás respetar son las siguientes:

Vivir, como mínimo, 183 días reales al año en el Principado de Andorra,
Tener como mínimo 18 años
Aportar la prueba de la ausencia de antecedentes penales
Tener un contrato/promesa de trabajo con una empresa andorrana
Crear una sociedad y ser propietario de más de 10% de sus acciones
Someterse a un examen médico
Con el fin de reforzar la intención de residir en Andorra, se obliga a un depósito de 15.000 € en el INAF (Institut Nacional Andorra de Finances), no remunerado.
Proceder a la instalación de su domicilio fiscal en Andorra
2-Residencia pasiva sin permiso de trabajo
El estatuto de residente pasivo en Andorra se otorga a las personas que no trabajan en Andorra, pero que quieren residir en el Principado.

Condiciones para obtener la residencia pasiva andorrana

Para obtener la autorización de residencia pasiva en Andorra, debes proporcionar diferentes   informaciones y documentos, que deberán ser apostillados:

Aportar la prueba de la ausencia de antecedentes penales
Pasaporte y certificado de estado civil
Certificado de seguro enfermedad, jubilación e invalidez
Para los más de 60 años, un certificado del seguro de enfermedad
Certificar una renta, como mínimo, 4 veces superior a la del nivel medio del país
La autorización de residencia pasiva también está sujeta al cumplimiento de las siguientes condiciones:

Tener como mínimo 18 años
Vivir un mínimo de 90 días reales al año en el Principado de Andorra
Tener una dirección oficial
Aportar un documento bancario que demuestre el depósito de 50.000 € en el INAF (Institut Nacional Andorra de Finances), no remunerado, más el depósito de 10.000 € adicionales por cada miembro de la familia.
Someterse a un examen médico en el servicio de la inmigración
Justificar una renta superior al 300% del salario mínimo anual de Andorra
Obligación de invertir, como mínimo, 400.000 € en el Principado de Andorra. Esta inversión puede tomar varias formas (los depósitos obligatorios no remunerados en la AFA se deducen de esta cantidad)
Diferentes estatutos de residentes pasivos

Si no tienes un contrato laboral o no tienes pensado crear una sociedad, pueden solicitar igualmente la residencia pasiva en Andorra. Dicha modalidad de residencia se divide en 3 categorías: A, B y C.

Residente pasivo en Andorra categoría A: para las personas que viven en Andorra sin tener una actividad profesional.
Residente pasivo en Andorra categoría B: para las personas que disponen de una renta generada por una actividad internacional y no una actividad local.
Residente pasivo en Andorra categoría C: para las personas de reconocido prestigio internacional (deportistas, investigadores y artistas).
3-Una vez cumplidos estos requisitos: y tras ser calificado como residente fiscal en Andorra, tendrás que tener en cuenta los impuestos a pagar en Andorra. En concreto, son los siguientes:

Impuestos de sociedades sobre los beneficios realizados por una organización. El índice general aplicable es de 10% máximo, una empresa estando dotada de beneficios particulares durante los 2 primeros años de su existencia, además habrá que revisar los acuerdos de doble imposición.
Impuesto de la renta de las personas físicas. El impuesto a la renta de las personas físicas se aplica a aquellas personas que sean consideradas residentes fiscales en Andorra.
El IRPF en Andorra no se aplica a los salarios inferiores a 24.000 € anuales. A partir de esta cantidad va en concordancia a la renta, no siendo nunca superior a un 10%.

Impuesto general indirecto (IGI) Sería el equivalente al IVA español, sin embargo su índice permanece particularmente bajo a 4,5%.
Otras tasas y impuestos en Andorra Directamente retenida por las parroquias que componen el Principado de Andorra, la tasa comunal forma parte integrante de los impuestos locales en Andorra.
Respecto a la tasa gubernamental, varía entre 200 € a más de 800 € por año y se dirige a las empresas que no benefician de registro mercantil.
El impuesto para los no residentes fiscales en Andorra
Son considerados como no residentes fiscales en Andorra los trabajadores fronterizos que vienen de España o de Francia ejerciendo una actividad en el país.

El IRNR: el impuesto sobre la renta de los no residentes fiscales en Andorra

La situación de los no residentes fiscales en Andorra es particular. Están sumisos al IRNR si ejercen una de las actividades siguientes: empleado en una empresa proveedora de servicios (reparación, alquiler de inmobiliario, etc.); profesor, profesional de la formación, asistente técnico, etc.; artista; empleado afiliado a la CASS (seguridad social)

El importe del IRNR se eleva en promedio a 10% de los salarios percibidos (A no ser que se facture desde un País con intercambio «fiscal» automático)

4-Conclusión
El atractivo de la residencia fiscal andorrana reside en su baja tributación de un 10%,  y sus facilidades para poder optar a la residencia. Por ello en cualquier caso para evitar cualquier tipo de riesgo en la tramitación de la residencia fiscal es totalmente recomendable consultar con un especialista fiscal que pueda asesorarle y acompañarle el proceso para la obtención de su residencia fiscal en Andorra.